Los Modernos 

La primera cápsula de Los Coleccionistas está dedicada a los amantes de lo nuevo, los buscadores de lo último, a los que coleccionan aquello que comienza aún sin proponérselo, a los que disfrutan atesorando los hallazgos únicos e individualistas de las vanguardias del siglo XX.

Porque para ir por delante a veces hay que dar un paso atrás, se vestirán con brocados y jacquares de motivos geométricos copiados de Mondrian o Klee, utilizarán los amarillos saturados y los fucsia de van Dongen y los fauvistas pero no despreciarán los tonos neutros del cubismo de Bracque. Como los personajes de la película de Alan Rudolph, vestirán sus paseos por galerías de arte y cafés con tweed, paño de lana merina, punto, antelina…son dueños de una elegancia sin complicaciones que buscan el futuro en un pasado imaginado.

Escucha la banda sonora de esta colección aquí  y ven con nosotros a hablar de arte y moda. 

Moodboard de Los Modernos

Anuncios

Los Coleccionistas

image

Gabinete de curiosidades. Domenico Remps, 1690

Las colecciones unen. Las colecciones aíslan.

Unen a aquellos que aman la misma cosa (Pero nadie ama como yo; lo bastante). Aíslan a aquellos que no comparten la pasión (Casi todo el mundo, por desdicha).

Así pues, intentaré no hablar de lo que más me interesa. Hablaré de lo que te interesa a ti. Pero esto me recordará, a menudo, lo que no puedo compartir contigo.

Oye, por cierto. No lo ves, ¿No ves cuán bello es?

Susan Sontag, El amante del volcán (Alfaguara, 1995)

 

Dice Sontag en este libro dedicado a la belleza, uno de cuyos protagonistas es Lord Hamilton, apasionado coleccionista, que “coleccionar expresa un deseo que vuela libremente y se acopla siempre a algo distinto: es una sucesión de deseos. El auténtico coleccionista no está atado a lo que colecciona, sino al hecho de coleccionar”.

Hemos dedicado nuestro invierno 2017 a los coleccionistas porque queremos que nuestras colecciones sean una sucesión de deseos. Porque nos gusta la gente que forma su fondo de armario como un coleccionista va buscando la pieza perfecta que necesita su colección; porque el deseo proyectado sobre esas prendas cambia su función y la convierte en algo digno de ser coleccionado y atesorado (y conservado y amado) y porque nos gusta la distinción entre acumular y coleccionar y entre tener y poseer. No acumules prendas sin más, forma una colección que hable de ti y de tu mundo. De tus deseos.

Entra en nuestro gabinete de curiosidades. Comparte nuestra pequeña cámara de las maravillas.

Vanguardia

El periodo histórico comprendido entre los años anteriores a la I Guerra Mundial y el inicio de la II estuvo lleno de movimientos artísticos efímeros, personales y a veces radicales que buscaron romper con todo lo anterior, imponiendo otra forma de ver el arte, que es en definitiva una forma de ver la realidad. 

La moda no fue ajena a esta evolución. Si la esencia de la moda está en al cambio, los locos años veinte (the roaring tweenties, como los bautizaron en Estados Unidos) produjeron este cambio de forma abrupta. La moda se incorporará a este  movimiento continuo, creando una estética que nos sigue ofreciendo una imagen siempre moderna. Diseño y arte colaboran, se fusionan y confunden en los trabajos de la Bauhaus o los diseñadores rusos. 

Es  este ambiente el que inspira nuestra colección Vanguardia, especialmente en los diseños textiles y de trajes de Rodchenko, Popova y Stepanova y Sonia Delauny. La libertad de movimiento, la comodidad, la ruptura con una concepción ornamental de las prendas eran las apuestas de estos diseñadores y nosotros las hemos recogido en prendas de tejidos suaves que se adaptan a los movimientos, como el punto y la antelina, estampados inspirados en el constructivismo y el cubismo orgánico de Delauny …o en formas geométricas que definen planos en las faldas con tablas.  Ven a descubrir esta historia en http://www.snobiliaire.com

La Vanguardia te espera.