Los Modernos 

La primera cápsula de Los Coleccionistas está dedicada a los amantes de lo nuevo, los buscadores de lo último, a los que coleccionan aquello que comienza aún sin proponérselo, a los que disfrutan atesorando los hallazgos únicos e individualistas de las vanguardias del siglo XX.

Porque para ir por delante a veces hay que dar un paso atrás, se vestirán con brocados y jacquares de motivos geométricos copiados de Mondrian o Klee, utilizarán los amarillos saturados y los fucsia de van Dongen y los fauvistas pero no despreciarán los tonos neutros del cubismo de Bracque. Como los personajes de la película de Alan Rudolph, vestirán sus paseos por galerías de arte y cafés con tweed, paño de lana merina, punto, antelina…son dueños de una elegancia sin complicaciones que buscan el futuro en un pasado imaginado.

Escucha la banda sonora de esta colección aquí  y ven con nosotros a hablar de arte y moda. 

Moodboard de Los Modernos

Anuncios

Los Coleccionistas

image

Gabinete de curiosidades. Domenico Remps, 1690

Las colecciones unen. Las colecciones aíslan.

Unen a aquellos que aman la misma cosa (Pero nadie ama como yo; lo bastante). Aíslan a aquellos que no comparten la pasión (Casi todo el mundo, por desdicha).

Así pues, intentaré no hablar de lo que más me interesa. Hablaré de lo que te interesa a ti. Pero esto me recordará, a menudo, lo que no puedo compartir contigo.

Oye, por cierto. No lo ves, ¿No ves cuán bello es?

Susan Sontag, El amante del volcán (Alfaguara, 1995)

 

Dice Sontag en este libro dedicado a la belleza, uno de cuyos protagonistas es Lord Hamilton, apasionado coleccionista, que “coleccionar expresa un deseo que vuela libremente y se acopla siempre a algo distinto: es una sucesión de deseos. El auténtico coleccionista no está atado a lo que colecciona, sino al hecho de coleccionar”.

Hemos dedicado nuestro invierno 2017 a los coleccionistas porque queremos que nuestras colecciones sean una sucesión de deseos. Porque nos gusta la gente que forma su fondo de armario como un coleccionista va buscando la pieza perfecta que necesita su colección; porque el deseo proyectado sobre esas prendas cambia su función y la convierte en algo digno de ser coleccionado y atesorado (y conservado y amado) y porque nos gusta la distinción entre acumular y coleccionar y entre tener y poseer. No acumules prendas sin más, forma una colección que hable de ti y de tu mundo. De tus deseos.

Entra en nuestro gabinete de curiosidades. Comparte nuestra pequeña cámara de las maravillas.

Maldad moderna.

Harriet, Elizabeth Jenkins

Editorial Alba, colección Rara Avis

El otoño es la época ideal para los libros un poco misteriosos. Esos con mansiones victorianas, asesinatos y hasta algún fantasma. En esta historia hay un poco de todo eso: se desarrolla al final del siglo XIX, hay asesinatos…pero no es una ficción gótica para leer al lado de la chimenea, no es un divertimento. Este relato hiela la sangre porque es un caso real. 

El libro reconstruye un caso policial, el llamado “misterio de Penge”, que estremeció a la sociedad inglesa de la época, esa que llevó a cabo y se vio sacudida en sus cimientos por la Revolución Industrial. La historia no era nueva, ni original: un petimetre, guapo y sin un céntimo, conoce a una mujer mentalmente débil (“tontita”, la califica su madre) pero muy rica, con la que se casa para apropiarse de su dinero.  Hasta ahí, nada inquietante.

Lo inquietante es el procedimiento para librarse de la pobre Harriet. Porque no se trama un asesinato y la posterior coartada para deshacerse del cadáver. Eso habría supuesto que se consideraba a la víctima como un ser humano: lo moderno, la maldad más allá de la maldad de acabar con una vida es que Harriet ni siquiera es una persona para sus asesinos. No se le concede ni la piedad de una muerte rápida, se arrincona como un mueble inútil hasta que pierde la conciencia de sí misma, lo poco que la relaciona y la incluye en el entorno de las personas “normales” . Nadie es consciente de estar cometiendo un delito, ni siquiera de la tremenda crueldad de sus actos…el dinero está ahí y ellos se lo merecen, son jóvenes y guapos. Harriet no lo es.

Moderno también es el desenlace judicial que finalmente tuvo el caso. A partir de el misterio de Penge se regularon las apelaciones y se reformaron los procedimientos en la justicia inglesa. 

Elizabeth Jenkins y su marido

Elizabeth Jenkins lo narra todo con un estilo aparentemente sencillo, casi de crónica. Hay que prestar atención a los pequeños detalles para ir descubriendo la ambición del marido de Harriet, aspirante a todo y sin méritos propios, deseando ocupar un lugar en esa sociedad burguesa acomodada de la Inglaterra victoriana..la pasión devastadora de su amante y cuñada…

A nosotros nos ha llamado la atención un hecho que se desliza en la narración casi de forma inadvertida: la importancia de la ropa en toda la trama. Harriet asume su vida, es una mujer independiente a través de la elección y el cuidado de su vestuario. Es decir, es el cuidado de su aspecto lo que la integra en la sociedad. Es su vestuario lo que despierta los celos de la amante de su marido. La escena en la que la bella y joven Elizabeth desmonta pieza a pieza un vestido de Harriet “azul como el ala de un arrendajo” para adaptarlo a su esbelta figura adquiere así un significado siniestro.

Un dos piezas en terciopelo azul profundo.

Nuestra versión del vestido azul es de neopreno con relieve marino y negro. Se llama Titania .

Vanguardia

El periodo histórico comprendido entre los años anteriores a la I Guerra Mundial y el inicio de la II estuvo lleno de movimientos artísticos efímeros, personales y a veces radicales que buscaron romper con todo lo anterior, imponiendo otra forma de ver el arte, que es en definitiva una forma de ver la realidad. 

La moda no fue ajena a esta evolución. Si la esencia de la moda está en al cambio, los locos años veinte (the roaring tweenties, como los bautizaron en Estados Unidos) produjeron este cambio de forma abrupta. La moda se incorporará a este  movimiento continuo, creando una estética que nos sigue ofreciendo una imagen siempre moderna. Diseño y arte colaboran, se fusionan y confunden en los trabajos de la Bauhaus o los diseñadores rusos. 

Es  este ambiente el que inspira nuestra colección Vanguardia, especialmente en los diseños textiles y de trajes de Rodchenko, Popova y Stepanova y Sonia Delauny. La libertad de movimiento, la comodidad, la ruptura con una concepción ornamental de las prendas eran las apuestas de estos diseñadores y nosotros las hemos recogido en prendas de tejidos suaves que se adaptan a los movimientos, como el punto y la antelina, estampados inspirados en el constructivismo y el cubismo orgánico de Delauny …o en formas geométricas que definen planos en las faldas con tablas.  Ven a descubrir esta historia en http://www.snobiliaire.com

La Vanguardia te espera. 

Obsesión.

Edmund de Waal, El Oro Blanco. Historia de una obsesión.

Editorial Seix Barral.
1. f. Perturbación anímica por una idea fija.

2. f. Idea fija o recurrente que condiciona una determinada actitud.
Uno se imagina que una obsesión es algo fatal que se debe desencadenar por un amor no correspondido, por un enemigo, por una ambición… pero también hay obsesiones por cosas tan aparentemente inofensivas como la canción del verano. O por un color.

Si nos lee alguien que se dedique a la moda, al diseño gráfico o al arte lo entenderá enseguida. Un día te levantas y solo se te ocurre azul celeste. Parece que hasta que no te llenas los ojos de ese color no puedes descansar. Y quien dice azul celeste dice verde oliva, marrón chocolate, amarillo pálido, bermellón… Blanco.

Edmund de Waal es ceramista y escritor. Sus obras transmiten una paz sencilla, como esos cuencos japoneses que parecen perfectos por su imperfección. Algo silencioso. La verdad es que no conocíamos su cerámica hasta que leímos el libro y fue el libro el que nos llevó a su arte. 

El Oro Blanco, historia de una obsesión narra de forma muy personal la larga historia de algo que usamos a diario: la porcelana. Desde China a la corte de Sajonia, Inglaterra o los campos de concentración del nazismo, el autor mezcla la historia de la porcelana, los avatares para conseguir su secreto, las traiciones, las guerras, los alquimistas, los dragones de Federico el Fuerte o el comercio con las colonias americanas. Parece mentira que una taza de té tenga tantas cosas detrás, pero así es, muchas veces estamos rodeados de cosas a las que no damos importancia, pero que encierran pedacitos de la Historia así, con mayúsculas. La porcelana es una de ellas; prácticamente desconocida en Europa hasta el siglo XVIII, conseguirla (y después poder fabricarla) fue una obsesión tan grande que ahora, en un mundo casi sin secretos, es difícil de imaginar.

Y todo esto De Waal lo va entretejiendo con su propia búsqueda como artista, con su obsesión por el Blanco. Porque el blanco lo contiene todo. Es la nada, la pureza primera, pero también es la posibilidad de todo, de transformarse en cualquier cosa. Y eso es también la porcelana: materia transformada por el tiempo, el agua y el fuego.

Todo muy interesante pero… Pero la traducción es verdaderamente infame. Una pena, en un libro tan interesante; hay frases como “resplandor nochiémigo” que suenan, como mínimo, bastante extrañas. Un verdadero fallo en una edición tan cuidada.

Un viaje.

Cuando nos sentamos a planear la colección de este verano pensamos ¿a dónde nos gustaría ir? ¿cuál es el mejor verano que podríamos desear? ¿cuál sería ese viaje soñado que nos gustaría emprender sin prisas?…Qué difícil. El mejor verano, los de la infancia. El mejor viaje, quizá recorrer el Mediterráneo poco a poco y empezando en Valencia.

La primera parada fue Saint-Tropez, en azul celeste y arena; la segunda, Mónaco en rosa y plata. Son viajes hechos de trozos de películas, de historias olvidadas y recuperadas en telas y colores.

¿Os hemos contado ya que nos encanta el rosa ? La colección estará en la web el lunes 1 de agosto. Puedes ver un adelanto aquí.

…Para gente que lee.

image


Mucha gente nos pregunta por qué hemos elegido esta frase para presentar una marca de moda. Parece que suena algo chocante, de entrada, no utilizar los tópicos que se asocian a la moda: ropa para gente elegante, dinámica, joven, mayor, alta, baja…
Nosotros queremos hacer ropa que cuente historias. Una prenda no es sólo cierta cantidad de tela cortada y cosida de una forma o de otra, unos colores, unos botones o un estampado. Cuando elaboramos una colección, los diseñadores nos apoyamos en un motivo de inspiración, una historia que vamos contando a través de cada una de las prendas.
Pero hay mucho más: cada vestido, cada camisa, cuenta la historia de quien la lleva. Tiene un componente sentimental hecho de recuerdos y de deseos.
Nos gustan las historias. Contarlas y también leerlas. Por eso, en este blog no te vamos a dar consejos de cómo vestirte; Te hablaremos de las historias que nos inspiran y que se esconden en nuestras colecciones; de libros, de telas, de música, de deseos y de moda.